https://www.googletagmanager.com/gtag/js?id=AW-955945067
secretos

Los secretos del «Rendimiento Académico»

LOS SECRETOS DEL RENDIMIENTO ACADÉMICO

La estimulación neurosensorial y neuromotriz mejora las competencias como la lectura, escritura y comprensión oral

En consecuencia, estimula el cerebro y genera un aumento del rendimiento escolar.

Las causas de un bajo rendimiento escolar pueden estar relacionadas con factores sociales, genéticos, o incluso la propia motivación del niño o niña en las clases.

Cuantas más dificultades, menos motivación tienen, y sin motivación unida a una estimulación adecuada, no tenemos el motor para hacer la transformación necesaria.

En la actualidad, se habla acerca de los trastornos específicos del aprendizaje para distinguir un conjunto de síntomas que son los que provocan que se presente un bajo rendimiento escolar.

Hay problemas o trastornos relacionados con la lectura conocidos como dislexia, la disgrafia o dificultades de escritura o dificultades de cálculo como la discalculia.

Al tener un sistema de aprendizaje donde los niños son quienes deben adaptarse a un ritmo de aprendizaje uniforme, algunos no pueden alcanzarlo correctamente.

Cada niño es diferente, no es lo mismo tener una percepción predominantemente visual, que auditiva, que kinestésica.

Los retrasos de aprendizaje en niños de corta edad, en ocasiones se minimizan bajo el pretexto que ya mas adelante los irán asumiendo, y aunque eso puede ser cierto en algunas ocasiones, el no afrontarlos a tiempo en otras, puede suponer la diferencia entre que un niño hable o lea o que no lo logre.

Las conexiones neuronales y la plasticidad cerebral están de nuestro lado siempre, pero cuanto mas jóvenes somos más facilidad tenemos.

Un niño que no habla nada con más de 2 años es motivo de preocupación, si tiene 4 años, es motivo de mucha preocupación y de mucho trabajo, si tiene más de seis años es motivo de mucha preocupación, mucho trabajo y mucha incertidumbre.

Si tiene mas de siete años y no lee nada, es motivo de preocupación. Si tiene más de 8 años y no lee nada es motivo de mucha preocupación y mucho trabajo de estimulación. Si tiene más de 9 años y no lee nada o tiene muchas dificultades para leer es motivo para sus padres de mucha preocupación, mucho trabajo de estimulación y mucha incertidumbre.

Afortunadamente con un
Objetivo claro
Motivación
Tiempo de dedicación
Trabajo
Sentido del Humor y
Mucho Amor

La plasticidad cerebral abre autopistas donde antes había caminos de montaña.

Cuando esto ocurre, la niña habla, el niño lee y las dificultades del rendimiento académico se disuelven, afortunadamente