fbpx

Terapia Gestalt Madrid

TERAPIA GESTALT

 

¿Por qué hacer terapia Gestalt?

 

El trabajo personal es la investigación que cada uno lleva a cabo consigo mismo. El camino que nos acerca a nuestra realidad de cada momento es comparable al viaje del héroe descrito en diversas culturas.

Nacemos en una sociedad que nos marca con sus creencias y sus costumbres. Dentro de ella nuestra familia con sus certezas, secretos, verdades e hipocresías irán conformando nuestro mundo afectivo o de carencias.

Con todo el cóctel recibido conformamos nuestro carácter y con él la brújula para saber movernos en el mundo. Este mismo carácter que nos ayuda a vivir también es nuestra prisión si no somos conscientes de nuestras tendencias reactivas, de nuestras creencias aceptadas sin digerir…Si no somos conscientes.

Cada elección nos abrirá un camino nos cerrará otros. Elegir el camino a veces supone renunciar a viejas creencias, hacer cambios.

 

Como funciona la psicología Gestalt:

El terapeuta gestáltico trabaja desde:

 

* Lo que siente, lo que percibe en el Aquí y Ahora.
* Incluye la Sombra y la Luz en el proceso de recuperación del Ser.
* Se convierte en espejo de lo que está presente, aunque esté oculto, enajenado, olvidado, escondido….
* Paciente y terapeuta se unen en la búsqueda del héroe que quiere ampliar sus horizontes.

 

La percepción en la psicología Gestalt me recuerda esta imagen del Yin Yang.

La aceptación completa. Sombra y Luz en armonía, complementándose.

 

Ampliando nuestra percepción

 

Cuando los límites del Sentir y Percibir se amplían incluyendo la Sombra y la Luz –lo deseado y lo rechazado en uno mismo, y por tanto en los demás, con Humildad, Corazón y Verdad, Aquí y Ahora … Nuestro mundo real crece. Siempre estuvo ahí. Lo sabíamos en el fondo del alma.

No lo escuchábamos, solo queríamos ver nuestra luz, ocultar nuestra sombra, y mostrarnos a los demás, con nuestra cara conveniente, sin
darnos cuenta de que nuestra singularidad es genuina cuando nos aceptamos completos y nos mostramos tal y como somos, sin autocensuras.

Es el momento del autodescubrimiento. Aceptar nuestra Sombra es descubrirnos completos, complejos, con los sutiles matices que el Ser Humano percibe, cuando no se empeña en esconderse de sí
mismo.

                                                                                     Mari Cruz Domínguez Rodríguez
Musicoterapeuta Gestalt