fbpx

NIÑAS Y NIÑOS ADOPTADOS CONSCIENCIA, COMPLEJIDAD E INTEGRACIÓN DURANTE SU NEURODESARROLLO

 

Artículo:                                          Mari Cruz Domínguez Rodríguez
Revisión de texto:                         María Antonia Crevillén

 

¿QUÉ OCURRE CUANDO LOS PADRES NO PUEDEN O NO DESEAN ATENDER A SU HIJO O HIJA?

 

En mi caso, fui hija de inmigrantes españoles en Bélgica. Durante dos años fui una niña adoptada por mis tíos, entre los 7 y los 9 años. No fue nada fácil. Ni para mis tíos, ni para mí. Podía entender la necesidad de mis padres de trabajar, pero emocionalmente me dolía profundamente no estar con ellos. Mis padres se encargaban económicamente de mí, pero no era suficiente.

El apoyo emocional de tus seres queridos es fundamental para el desarrollo de un niño/a, mis tíos lo hicieron lo mejor que pudieron, y me siento muy agradecida por ello. Lo que yo necesitaba en cambio, era a mis padres, no a mis tíos, con los que no me había criado mis primeros siete años. Para mi hija mayor la situación también fue dura emocionalmente. Yo tenía 16 años cuando me casé muy enamorada de un chico 7 años mayor que yo, tenía 17 años cuando la tuve. Me separé de su padre a los 20 años.

Afortunadamente su abuela paterna se hizo cargo de la situación, yo me encargué de la parte económica, orientación, estudios, y de la parte lúdica cuando podíamos estar juntas. Su abuela se encargó de la crianza en el día a día, sin la cual nada hubiese sido igual. La estabilidad emocional que mi hija tiene, con un matrimonio lleno de amor, un trabajo creativo con el que disfruta cada día, la felicidad que se respira en su casa y que transmite a mis nietas, tiene mucho que ver con ese sostén emocional diario que su abuela le dio. Mi agradecimiento hacia ella, siempre estará presente. Hizo mi trabajo, el trabajo de la madre, muy bien hecho, tenía tres hijos mucha experiencia, y los frutos están presentes en mi hija y en mis nietas. Yo hice todo lo que pude, teniendo en cuenta la edad que yo tenía en aquella época, y mis circunstancias.

Los motivos para dejar a un hijo/a en adopción, sea temporal o sea permanentemente, pueden ser perfectamente comprensibles. Tener un hijo o una hija es una gran responsabilidad. No siempre las circunstancias son perfectas. No siempre, nuestras circunstancias o nuestro sistema de creencias nos permiten hacernos responsables, lo sé muy bien.

Ahora muy cerca ya de los sesenta años, con tres hijos: La mayor trilingüe y maestra de inglés en un colegio público, la segunda psicóloga, habiendo estudiado logopedia integrativa, terapia neuro motriz y estudiando ahora un máster en psicología educativa, y el tercero en el último año de derecho y ciencias políticas, con buena relación emocional con los tres, cosa que hemos logrado después de pasar por distintas etapas, algunas difíciles de transitar, y que seguimos trabajando cada día. Con mucho camino de crianza recorrido a mis espaldas. Muchos aprendizajes, todos enriquecedores. Siempre aprendiendo. Con muchos años como madre y muchos años de profesión terapéutica, siento que ambas cosas me han permitido darme cuenta que la paciencia, la tolerancia, la constancia y la consciencia son nuestros mejores compañeros de camino en la crianza de nuestros/as niños y niñas.

 

 

¿QUE CONSECUENCIAS TIENE UN EMBARAZO NO DESEADO PARA EL BEBÉ?

 

¿Es lo mismo tener un embarazo plácido y deseado que un embarazo no deseado?

 

En un embarazo deseado hablamos nuestro bebé, le contamos como le deseamos cuantas ganas tenemos de conocerle, mimarle, acariciarle. Le ponemos música clásica, especialmente violín, flauta, clarinete, frecuencias altas durante el día para llenarnos de energía y alegría. Canto Gregoriano por las noches para calmar nuestras pulsaciones y las suyas para dormir con placidez. Le cantamos nanas durante todo el embarazo….

Preparamos el encuentro: pintamos la habitación, compramos la canastilla, los útiles de aseo, las sabanitas, elegimos con primor las texturas, los colores, los pequeños juguetitos, los minúsculos patucos, la ropita. Le contamos cuantas ganas tenemos de verle, de conocerle, de sentirle…

Sinceramente no creo que para el bebé que viene sea igual este recibimiento, que el de una madre atormentada con la idea de que no va a poder hacerse cargo de su bebé y lo tiene que dar en adopción. Lo va a tener con tristeza, y se va a despedir para siempre de esta pequeñísima criatura que viene al mundo a través de ella. Esto en muchos casos va a tener repercusiones en su sistema nervioso. No es lo mismo nacer siendo deseado que no siéndolo, lo cual no quiere decir que no haya excepciones, tanto en un sentido como en el otro.

El sistema nervioso del niño o niña estará influenciado por esta situación. La enorme complejidad de la red neuronal requiere para su desarrollo del apoyo de los adultos responsables que le brindan el amor, la seguridad, el amparo y los límites para poder hacer una buena integración de los reflejos primitivos, movimientos involuntarios del bebé que se irán integrando poco a poco, en la medida en que el sistema nervioso vaya madurando.

Ayudará a la integración de dichos reflejos y al proceso de maduración la aparición de los patrones del desarrollo:

 

 Reptado – arrastrándose

 Gateo – caminar sobre rodillas y manos

 Elefante – caminar sobre manos y pies

 Sentarse y levantarse en cuclillas

 Ponerse de pie y caminar. Al principio torpemente, homo-lateral, poco a poco llegará el caminar cruzado.

 La pata coja

 La integración de los reflejos primitivos básicos como el reflejo de Moro – protección, miedo – y el reflejo tónico laberíntico –
equilibrio-.

Posteriormente, el resto de los reflejos primitivos, la aparición de los reflejos posturales y los patrones del desarrollo, serán los hitos que irán paulatinamente madurando todo el sistema nervioso. De hecho, la maduración se dará cuando todos los reflejos primitivos estén integrados y
cuando esto haya dado paso a los reflejos posturales, que llegarán para quedarse. Sabremos entonces que el sistema nervioso está maduro y que el resto del neuro-desarrollo tiene una buena base.

 

PADRES ADOPTIVOS

 

¿Qué ocurre con los niños que están en orfanatos, en Rusia, China, India, Marruecos…. en situaciones muy precarias a nivel de maduración de su sistema nervioso, sin posibilidad de reptar, gatear…, a veces inmovilizados por falta de personal para atenderles, donde llorar no es sinónimo de consuelo; con figuras de autoridad en algunos casos muy frustrantes?

Y de pronto, en contraposición a esas vidas, donde el abandono era endémicamente aceptado, son adoptados por personas deseosas de tener a ese o esos niños o niñas. Evidentemente cada caso es diferente, no sería justo hacer una generalización, aunque hay algunas cosas en común en los niños adoptados que llegan a mi centro, que merece la pena resaltar.

Pondré el ejemplo de un caso real. IG.

Este niño nos llegó con 8 años. Los padres, de mediana edad, le habían adoptado en Rumanía. Tenía 3 años cuando fue adoptado. No hablaba español. Tuvo que aprenderlo a su llegada. Estuvo en todo momento rodeado de cariño, no solo de sus padres adoptivos, sino por parte de las familias de ambos. Había sido muy deseado. No podía parar de comer, aunque era delgado. Se levantaba de noche, a hurtadillas, para sacar de la basura los restos de la cena, los guardaba debajo de la almohada, en los cajones de la mesita de noche en su habitación, y en los bolsillos de su pijama, para desesperación de sus padres. En sueños gritaba. Se calmaba cuando le abrazaban y le consolaban. Luego, incomprensiblemente, maltrataba a sus padres adoptivos desde el gesto, la palabra o la mirada despreciativa cuando le ponían un límite por pequeño que fuese.

Cuando nos llegó a la consulta, con ocho años, era un torbellino, en su casa y fuera de ella. Rompía muebles, insultaba a menudo, más a su madre que a su padre, ya que éste le ponía límites más claros y no se dejaba afectar tanto por sus explosiones de ira. Mi relación con él no fue fácil al principio. Por un lado, le comprendía perfectamente, por otro lado, sus retos constantes y su ira, me eran difíciles de encajar. Rompió varios auriculares y  conexiones de cables. Era nuestro niño terrible, Al mismo tiempo entendía su necesidad de amor por vías difíciles. Daba la vuelta al mundo para poder creer lo que la vida le ponía delante sin esfuerzo.

NO SABÍAN QUE HACER

No sabían qué hacer con él. Los padres estaban destrozados. La madre que se había desvivido durante cinco años, haciendo lo indecible para que IG fuese feliz no sabía qué más podía hacer, el padre sí le ponía límites, como hemos dicho, aunque a veces con gritos. Estaban desesperados. A la hiperactividad, el mal comportamiento y los dolorosos insultos, se unía un gesto aparentemente muy despectivo y cruel. Su coraza protectora. Cada vez que lo hacía, la madre se desesperaba, se sentía impotente, rompía a llorar…. Cuando la madre lloraba, él se reía.

Esto aumentaba el dolor de la madre, quedando ella cada vez más triste y más impotente ante esta desafortunada situación. No podía entender que después de tanto sacrificio, el niño estuviese cada vez peor. Creía que el niño no la quería. No fue fácil tampoco hacer terapia con él. Nada fácil. Se quitaba los auriculares cientos de veces, a través de ellos recibía la música preparada con las frecuencias adecuadas para trabajar la maduración de su sistema nervioso, no era negociable que él se los quitase. Lo intentaba una y otra vez. Cientos de veces volví a ponérselos y a desviar su atención a juegos de mesa, a pintar con acuarelas, pintura de dedos, carboncillo, ceras de colores….Finalmente establecimos un vínculo que aceptaba algunos límites.

Poco a poco fue calmándose. En cambio, no había cambiado la relación despótica con los demás, especialmente con su madre. Un día al entrar a la consulta, observé los ojos hinchados de su madre. Me contó que de nuevo la había insultado y que se había reído al verla llorar, estaba desconsolada. De pronto lo comprendí. Se estaba vengando de las figuras de autoridad que le habían limitado en sus primeros años.

El ataque no era contra ella. El ataque era contra la figura de autoridad. La figura limitadora. La que le decía lo que sí podía y lo que no podía hacer. El amor que no pudo obtener en sus primeros tres años y que ahora le daban en abundancia, tenía que ponerse a prueba. El dolor y el abandono habían dejado secuelas demasiado grandes para poder confiar en los demás fácilmente.

 

¿CÓMO PODÍA IG CONFIAR EN EL MUNDO?

¿Cómo confiar en que no iba a ser nuevamente abandonado después de tantos sufrimientos vividos en su primera etapa en el orfanato?

El abandono es un sentimiento de tanta impotencia, de tanta vulnerabilidad, de tanto desamparo….

¿Cómo poder volver a confiar después de haber sido abandonado por su madre biológica y de haber sido maltratado y humillado en el orfanato?

¿Probando una y otra vez que hiciese lo que hiciese sus padres seguirían apoyándole?

El niño buscaba por un camino equivocado lograr la seguridad del amor de su madre. Si ella lloraba, él se sentía querido. Significaba, en su fuero interno, que él era importante para ella. Recibía ese amor por la vía más complicada. La del rechazo.

 

LO QUE NOS AYUDÓ A SALIR DEL CÍRCULO VICIOSO

1º Hablé con la madre sobre la importancia de darse cuenta de que no era ella la víctima. Era necesario confrontar al niño con lo que estaba haciendo, sin darse cuenta, y poner límites claros a ese comportamiento.

2º Tomamos conciencia sobre la necesidad de que la madre no volviese a colocarse en el lugar sufridor, el de la víctima. Perdiendo con ello la oportunidad de reforzar vínculos más sanos y más alegres. A este mundo no hemos venido a sufrir, el sufrimiento es el indicador de que tengo algo que aprender, y tengo que cambiar el lugar donde me coloco para que donde esté, pueda encontrar la paz y el amor que todos los seres humanos nos merecemos.

3º Cambiamos el rol de víctima por el rol de observador y confrontador. Me refiero a ser espejo del otro. Mostrándole lo que él hace. Sin reproches. Solo hechos objetivos.

 

AUDIO PSICO FONOLOGÍA Y TERAPIA GESTALT

Dispusimos 3 sillas en una sala, sin el niño presente. Cada silla representaba lo siguiente:

1ª Silla. Para el niño, que buscando el amor se ponía agresivo.
2ª Silla. Para la madre, que se permitía sentirse herida por el niño. No se daba cuenta de que el niño buscaba el amor por vías enrevesadas, sin saberlo. Hería sin querer, sin darse cuentas. Hería para sentirse amado.
3ª Silla. Para el observador. Neutral. La madre practicó cambiar la silla donde sufría por la del observador, cada vez que era imaginariamente increpada por el niño. Finalmente comprendió el mecanismo. Cuando el niño comenzó con su sarta habitual de insultos, la madre se cambió de silla mentalmente, repitiendo lo que había hecho en la consulta y le dijo con voz serena: “Todos esos insultos no son para mí, yo te quiero mucho, son para alguien que te hizo mucho daño cuando eras pequeñito y no te podías defender. ¿Quién te hizo tanto daño, para que ahora necesites insultarle así?” El niño se quedó mudo. Los insultos pararon. Le había quedado claro que ella no se iba a poner en el lugar de la sufridora, que anteriormente le había correspondido a él. Vengarse de la autoridad perdía su sentido cuando la madre le comprendía, se estaba poniendo en su lugar. Si él lanzaba la pelota, ella se la devolvía, no se la quedaba. Esto desconcertó al niño.

1º. Se estaban poniendo en su lugar. Le comprendían. Querían saber quién le había hecho daño cuando él no podía defenderse.
2º. Estaban respondiendo con amor a una agresión. El mecanismo no funcionaba. La madre no se sentía herida. Posteriormente, cada vez que volvió a intentarlo se encontró con la misma respuesta. La madre y el padre habían comprendido el mecanismo, el automatismo. No se trataba de creer lo que el niño decía, se trataba de un mecanismo inconsciente que buscaba la seguridad del amor materno y paterno, sencillamente. Encontraba ese amor desde la verbalización del mismo, el abrazo, la acogida sin fisuras y desde la capacidad de ponerse en el lugar del niño. En vez de sentirse agredida y llorar en el caso de la madre, y enfadarse en el caso del padre, cambiaron el papel de sufridores por el de observadores que devolvían lo que observaban. Le ayudaban a confiar en ellos y en sí mismo. Poco a poco IG normalizó su conducta, no fue fácil, pero lo logró. Unimos la terapia Neurosensorial, Audio-Psico-Fonología o Método Tomatis, para desbloquear el sistema nervioso de dentro afuera, la escucha ósea y aérea; con la terapia Neuro-Motriz para desbloquear el sistema nervioso de fuera adentro, desde los músculos hacia el sistema nervioso; y con la toma de conciencia emocional de lo que estaba ocurriendo tanto de los padres como de él con la Terapia Gestalt, para darse cuenta de lo que estaba ocurriendo.

 

ACOMPAÑAMIENTO A LOS PADRES DURANTE EL PROCESO

El acompañamiento a los padres durante el proceso es siempre fundamental. Si los padres son conscientes de las dificultades propias y de las de sus hijos e hijas pueden cambiar el lugar donde se colocan, cambiando con ello la circunstancia. Nadie dice que sea fácil, es un proceso. Fueron necesarias tres terapias juntas para lograr resolver este caso. Resolución que depende de la consciencia y del amor con límites claros en las situaciones de agresión. La consigna es VIOLENCIA 0. Las niñas y los niños adoptados normalmente requieren de un trabajo muy profundo a nivel de ecología emocional. La buena noticia es que, con suficiente cantidad de trabajo, tiempo, motivación y un objetivo claro, los resultados son buenos.

El trabajo merece la pena. Es muy reconfortante poder ayudar en ese desarrollo cuando viene cargado de dificultades emocionales, neuro-sensoriales y neuro-motrices, que poco a poco va superando. Es bello observar el proceso de desarrollo de un ser
humano. Es el maravilloso milagro del desarrollo del potencial, presente en todos los seres humanos sin excepción.

 

QUÉ COSAS QUE HE OBSERVADO CON BASTANTEFRECUENCIA EN NIÑOS ADOPTADOS, Y SUS SOLUCIONES PRÁCTICAS

Es fundamental que la alimentación sea alcalina. La acidificación impide la calma en el sistema nervioso. Las verduras, las frutas, los frutos secos, las legumbres, el pescado, y las carnes blancas, pollo, pavo…Son los mejores compañeros para mejorar la alimentación de las células y su limpieza. Lo cual también nos ayuda a mejorar el funcionamiento del sistema nervioso.

En el Test de Escucha se ve con claridad. La escucha ósea está por encima de la escucha aérea cuando el organismo está acidificado. Observación de Alfred Tomatis. Aida Faura, una magnífica terapeuta que trabaja en Gerona, me habló de la constatación de sus observaciones con muy diversos pacientes. Actualmente en nuestro centro primamos la alimentación alcalina, como parte fundamental del tratamiento integral y observamos que en la medida que mejora la alcalinidad en la alimentación, hay mayor calma y bienestar en la persona.

También nos aparece la escucha ósea por encima de la escucha aérea, cuando el reflejo de Moro no está integrado, según mi experiencia.

 

MIEDOS:

 Miedos nocturnos,
 Miedo al abandono
 Miedo a hablar en público…
 Los miedos son libres, se contrarrestan con confianza. Si está activo el Reflejo de Moro no bastará la confianza, tendremos que trabajar la maduración vestibular, tanto desde la Audio-Psico- Fonología como desde los Reflejos Primitivos.

 

AUTOCONFIANZA Y CONFIANZA EN LOS DEMÁS

El Amor de los padres y de los hijos no está nunca en cuestión como dice Javier Miranda, psicólogo gestáltico, es un auténtico privilegio acompañar el proceso de los padres, madres, hijos e hijas, hasta encontrar la manifestación externa del mismo. Es parte del precioso proceso de desarrollo.

 

LOS PADRES Y LAS MADRES DE NIÑOS ADOPTADOS O CON DIFICULTADES: INCERTIDUMBRE, DUDA, MIEDO 

La preocupación por parte de éstos, y más si se convierte en angustia, tiñe el panorama de un elemento que interrumpe el proceso de desarrollo de los hijos e hijas, EL MIEDO. En cambio, la confianza en ellos lo llena de posibilidades. Una pregunta que me hacen con frecuencia no sólo en casos de adopción, también en casos de niños que no hablan habiendo pasado la edad madurativa para ello, cuando las dificultades de comportamiento superan a los padres y en un sinfín de dificultades a lo largo del proceso del desarrollo es:
“¿Qué pasará cuando nosotros faltemos si esto sigue así?” La respuesta que yo doy es otra pregunta:
“¿Seguirá así si trabajamos, si ponemos de nuestra parte todo lo que podamos poner hoy y cada día? El límite es el cielo.”
¿Sabemos cuántas almendras va a dar un almendro, o cerezas un cerezo cuando lo plantamos? No. Pero sabemos con seguridad que, si no lo regamos, si no lo podamos, si no le dedicamos tiempo y esfuerzo no va a dar todas las que podría dar. Incluso podría secarse y no dar ninguna, si el tiempo no le acompaña.

Como dice José Luis Sampedro en novela, Octubre, octubre:

 “Lo imposible no se alcanza con migajas de lo posible, sino con escaleras de Nada”. 

Trabajamos en la incertidumbre, simultaneada con la confianza, cada día. Al principio los logros son muy pequeños. Pero éstos son la raíz de los que sí serán visibles después. Por eso grabamos, para ir apreciando esos pequeños logros. Si no trabajamos, seguro que tendremos muchas menos posibilidades. La incertidumbre es dolorosa, daríamos lo que fuese por atravesarla y llegar a la certeza velozmente. En un proceso de adopción la paciencia es parte fundamental del proceso de desarrollo del niño o de la niña. Nuestro trabajo como padres, madres y como terapeutas es aquí y ahora. A veces el camino es oscuro. Desfallecer es humano. Darle vueltas a la cabeza es tentador, pero no es útil. El tiempo en que le estoy dando vueltas a mi cabeza, no estoy jugando, no estoy plantando nuevas semillas de
confianza, de conexiones neuronales que cambien el limitado mundo de dolor donde estos niños y niñas dieron sus primeros pasos, no es tiempo fructífero, no estoy abonando las pequeñas raíces que me darán frutos más tarde. Entrar en angustia y depresión a veces es inevitable, lo comprendo. Pero la parte evitable es mía, y tengo que apropiarme de ella como responsable de mí mismo y del niño o de la niña. Desde la presencia en el aquí y ahora, desde el amor, desde el respeto a las dificultades, desde el juego, desde la presencia atenta, con los límites claros que ayudan a un buen desarrollo humano.

Evidentemente aquellas niñas y niños que no tienen problemas no necesitan terapia, y por tanto no nos llegan a la consulta. No puedo decir que esto es generalizable a todas las niñas y todos los niños que han sido adoptados. Para los que sí llegan a pedirnos ayuda, trabajamos en cada consulta la parte que va necesitando en cada momento, siguiendo una ruta que nos ha demostrado su eficacia muchas veces, a lo largo de muchos años de profesión, donde hemos ido incorporando lo que íbamos descubriendo como muy eficaz en esta labor.

 

APORTACIÓN MUY INTERESANTE DE BLANCA LOPEZ.

Psicóloga. Terapeuta Reichiana y Terapeuta en Audio-Psico-Fonología. Espacio Creativo. San Sebastián. El objetivo final en los casos de adopción, cuyos vínculos tempranos desaparecen o cambian – incluyo a los niños que migran por distintas circunstancias -, es la integración de todos esos vínculos que han tenido, de todos esos mundos que han vivido. Tarde o temprano, una persona que busque su bienestar intentará integrar estos mundos, porque de ello depende que su persona no se sienta fracturada o disgregada.

Hay niños adoptados que se muestran sobre-adaptados. Aprenden antes que nadie los nuevos idiomas, por ejemplo, y son especialmente complacientes. Lo hacen porque necesitan sentir que pertenecen a este mundo y que este sí que va a permanecer.  Pero en su sano desarrollo necesitarán también integrar su mundo actual con el pasado. Todos necesitamos reconciliarnos con nuestra memoria, la memoria incluso corporal, para poder repararla.

La Audio-Psico-Fonología puede ayudar en todo este trabajo con un RSM- Retorno Sónico musical o Embarazo Sónico- lento y trabajando el sonido filtrado intercalando muy poco a poco la voz filtrada de la madre adoptiva. En la fase de pre – lenguaje y lenguaje intercalar los sonidos de la lengua que utilizó con los de la lengua actual en días distintos y a ser posible mantener aquella lengua con hablantes nativos.

 

ALGUNOS CONOCIMIENTOS PREVIOS

A mediados del siglo XX, el Dr. Alfred A. Tomatis (1920-2001), médico otorrinolaringólogo francés, descubrió los notables y positivos cambios que se producían en las personas con dificultades o bloqueos en la escucha cuando éstos desaparecían. Para lo cual creó un tratamiento que denominó Método Tomatis o Audio-Psico-Fonología. Consistía en armonizar el sistema nervioso aplicando las frecuencias que dichas personas no podían percibir correctamente.
Los cambios en estas personas eran sensacionales. Lo que el Dr. Tomatis hacía y decía estaba muchos años por delante de su época, y todavía lo sigue estando para la nuestra.
En pleno siglo XXI, ya sabemos lo importante que es el proceso de la gestación en la vida de un ser humano. Numerosos estudios lo están demostrando día a día.
Hay que distinguir que no es lo mismo oír que escuchar, ya que oír es un acto pasivo y escuchar requiere de la atención y de una actitud activa, para poder integrar la información recibida.
Cuando el organismo recupera las frecuencias que antes no podía percibir porque su sistema nervioso estaba cerrado a ellas, se resuelven en muchos casos dificultades de atención, habla, lenguaje, comunicación, afinación, psicomotricidad, coordinación, comportamiento, memoria, concentración y todas aquellas dificultades que dependen de una buena percepción.
Estas dificultades afectan, en muchos casos a niños y niñas en adopción dando al traste con las expectativas de una buena escolaridad y de una buena relación con sus padres, amigos o compañeros de clase.

El Dr. Alfred A. Tomatis sostuvo siempre que los niños escuchan a partir de los cuatro meses y medio de gestación. Basó su convencimiento de que una gestación tranquila y armoniosa influiría de por vida en la persona, en sus investigaciones y en los estudios de Victor E. Negus (1887-1974), zoólogo británico que estudió los mecanismos de la laringe con pájaros cantores incubados por madres cantoras de otra especie, y que en su gran mayoría cantaban como sus madres adoptivas. Pájaros de huevos cantores, incubados por pájaros no cantores, no cantaban. Hubo otra persona que también le influyó mucho, Konrad Lorenz (1903- 1989), científico austriaco con un amplio reconocimiento mundial en el campo de la Zoología y la Etología. Sus intereses de investigación se concentraron principalmente en el estudio de los procesos de aprendizaje de las aves, especialmente los gansos silvestres.

Después de años de observación y estudio descubrió una etapa crítica en la que los gansos pequeñitos aprenden a reconocer y a seguir a los padres, incluso si éstos son adoptivos, siempre y cuando estén presentes ciertos estímulos auditivos o visuales que provoquen una impresión en la reacción de estos jóvenes. Sus novedosos métodos de trabajo y el estar en contacto directo con su objeto de estudio, hicieron posible el conocimiento y la comprensión de muchos patrones de conducta animal. Konrad Lorenz hablaba a los huevos en ausencia de sus madres. Cuando nacían y la madre no estaba, él les
hablaba y ellos le seguían a donde fuese, reconocían su voz.

Hoy en día las ecografías nos demuestran con absoluto rigor que el bebé escucha a partir de los cuatro meses y medio perfectamente, y que recibe información del entorno y muy especialmente de su madre. Si la madre se asusta, el niño se asusta, si la madre está disfrutando, el niño también lo está. El niño recibe a través de las pulsaciones del corazón de la madre y de su sistema nervioso, a veces más tranquilo, a veces más acelerado, las vivencias de su madre. Son dos personas compartiendo un cuerpo, durante nueve meses.
El Dr. Tomatis inventó el Oído Electrónico. Es un aparato que le da al oído la estimulación necesaria para abrir la percepción y la escucha.

 

PASOS HABITUALES EN AUDIO-PSICO-FONOLOGÍA

Es un tratamiento completamente individualizado. Cada persona requiere su tiempo en cada uno de estos pasos, en algunos casos no es necesario pasar por todos y en otros es necesario estar más tiempo en unos que en otros.

1. Sonido sin filtrar

2. Sonido filtrado desde 1000 hasta 9000Hz. De 1000 en 1000Hz RSM, Retorno Sónico Musical

3. Embarazo sónico.

4. Voz materna o Mozart a 9000Hz

5. Sonido filtrado de 9000 a 1000Hz. ASM. Parto sónico. Sonido en Bandas Pasantes repasando las zonas que siguen requiriendo el estímulo.

6. Lectura en voz alta con la programación adecuada en el oído electrónico, para facilitar el proceso de integración de la lectura. Escuchar y repetir palabras y frases en el caso de niños con dificultades de habla y lenguaje o para la integración de idiomas tanto en casos de niños como de adultos.

7. Audio Vocal. Para los interesados en cantar o mejorar su voz. Trabajamos con música tratada de forma completamente específica para cada persona a través del Oído Electrónico. Los filtrados están adecuados a lo que cada persona requiere. El trabajo se realiza pasando desde las frecuencias graves a frecuencias agudas y viceversa, de forma diferente, dependiendo del objetivo a tratar. En dificultades de equilibrio, coordinación, ritmo…, el trabajo se profundiza mucho entre 1 y 1000 Hz; en dificultades de lenguaje, lectura, comunicación, afinación…, entre 1000 y 3000 Hz; en dificultades de concentración, memoria, energía…, se estimulan más los agudos, a partir de 3000Hz; la voz materna filtrada a 9000Hz nos ayuda a restablecer muchas conexiones neuronales que estimulan la maduración del sistema nervioso. En ningún caso se puede prescindir del conocimiento, experiencia y percepción del profesional, ya que las combinaciones son infinitas.

 

EL CAMINO QUE NOS AYUDA A IR RESOLVIENDO, EN NUESTRO CENTRO PARA EMPEZAR SENTIDO COMÚN Y:

1. ALIMENTACIÓN ALCALINA
2. REFLEJOS PRIMITIVOS,
3. TERAPIA NEURO-MOTRIZ
4. MÉTODO TOMATIS O AUDIO-PSICO-FONOLOGÍA
5. TERAPIA GESTALT
6. MUSICOTERAPIA
7. AUDICIÓN Y LENGUAJE
8. TOCAR INSTRUMENTOS Y CANTAR

 

LOS QUE LO NECESITEN, ADEMÁS:

1. OPTOMETRÍA
2. OSTEOPATÍA…
3. HOMEOPATÍA
4. Y SIEMPRE, AMOR CON LÍMITES CLAROS

¿QUIÉN?

Es muy importante, en mi opinión, que la persona que aplique una terapia tenga mucha experiencia, o en su defecto, haya hecho supervisión práctica con alguien que tenga una buena preparación y la experiencia necesaria para orientarle, dada la complejidad y la importancia para obtener los buenos resultados que el paciente requiere. La supervisión es imprescindible hasta que haya resuelto totalmente todas sus dudas y haya practicado lo suficiente. Tengamos muy presente que la confianza en el profesional viene con sus resultados objetivos. Los resultados objetivos se obtienen con la experiencia, con el esfuerzo, con el tiempo dedicado y con la reflexión sobre los errores y sobre los aciertos.

¿PARA QUÉ?

Para que la persona que se pone en sus manos pueda tener garantía de que va a obtener buenos resultados. Tal como aprendí con Alicia Lorenzo, María Jesús del Olmo y Begoña Ibarrola en la Universidad Autónoma de Madrid, cuando estudié Musicoterapia en el año 2000, grabo en vídeo, y vamos observando los cambios objetivos que se van produciendo a lo largo del proceso terapéutico; por supuesto con permiso de la persona a la que grabo o de sus padres en el caso de los niños. Es la recogida de los frutos del trabajo hecho por cada persona. A todos nos gusta recoger la cosecha de nuestro trabajo, es muy satisfactorio para ellos la observación del proceso de su desarrollo.

 

¿CÓMO? REFLEJOS PRIMITIVOS:

Integramos de forma completamente personalizada, con ejercicios especialmente desarrollados por la terapia de Reflejos Primitivos, los movimientos involuntarios del cuerpo que surgen del tronco cerebral y del cerebro medio. Es básico para un buen proceso de desarrollo madurativo. Se trata de ejercicios sencillos que los padres o adultos tienen que comprometerse a hacer con el niño o la niña en casa. 

 

LA TERAPIA NEURO-MOTRIZ:

Se trabaja a nivel de tronco cerebral con los movimientos de reptado y vueltas; a nivel de cerebro medio en el gateo y en el elefante; a nivel cortical en el trabajo con el caminar cruzado, las manos y los ojos. Se trata de ejercicios sencillos que los padres tienen que comprometerse a realizar en casa con el calendario adecuado para cada niño o niña. Dependiendo del caso trabajamos con distintos ejercicios o combinados para lo que se requiera en cada caso concreto.

 

AUDIO-PSICO-FONOLOGÍA O MÉTODO TOMATIS

Método desarrollado por el Dr. Alfred A. Tomatis que desbloquea el sistema nervioso desde el tronco cerebral, cerebro medio y cortical, ayudando a crear muchas nuevas conexiones neuronales, que servirán junto a los Reflejos Primitivos y a la terapia Neuro- Motriz para crear la red de conexiones neuronales necesaria. También ayuda a reparar las conexiones que no pudieron realizarse en su momento por la falta de las condiciones de estimulación adecuadas. Se puede realizar en nuestro centro o en casa dependiendo de las circunstancias de cada persona. La calidad de nuestro trabajo y los resultados objetivos, grabados en vídeo, son idénticos. La ventaja de hacerlo en nuestro centro es que el terapeuta está al lado y disponible para responder cualquier pregunta. La ventaja de hacerlo en casa, es que las familias que viven lejos o que tienen horarios imposibles de combinar, tienen la posibilidad de hacerla.

TERAPIA GESTALT O TERAPIA DE ACOMPAÑAMIENTO:

La terapia de acompañamiento es fundamental para ir poniendo consciencia en cada uno de los pasos que vamos dando en dirección al logro del objetivo que les trajo a nuestro centro. En el caso de adultos poniendo conciencia en el desarrollo de sus posibilidades. La realizamos habitualmente en nuestro centro, pero dependiendo de la distancia y gravedad de cada caso también se hace por skype o por teléfono.

 

MUSICOTERAPIA:

La observación del lenguaje no verbal y la intervención, cuando es necesario, desde la música, los instrumentos y la voz cantada es muy divertida para los niños.

FASE ACTIVA: AUDICIÓN Y LENGUAJE:

El trabajo con lenguaje, lectura, escritura, para el desarrollo de facetas que el niño o la niña no había podido alcanzar antes de tener desbloqueado su cuerpo. Antes era un prisionero de sus impulsos, ahora ya está entrando al camino que le llevará a descubrir las delicias de la lectura, libre de cortapisas. Poco a poco caminamos desde donde está en el momento en que nos llega a la consulta, hasta el maravilloso momento en que tiene las puertas abiertas al mundo de la imaginación, el lenguaje, el cuento, la novela, el comic….
¡Llegó el momento de disfrutar!

Es bellísimo acompañar este proceso de desarrollo. Se realiza en nuestro centro y damos las pautas, cuando ya sepa hacerlo solo, para poner la consciencia adecuada cuando lo practique fuera de nuestro centro, logrando con ello el desarrollo total del habla, lenguaje, lectura, escritura….Con toda la satisfacción personal que acompaña este desarrollo de nuevas capacidades.

 

AUDIO VOCAL: ESCUCHAR Y CANTAR

El trabajo con la voz para el desarrollo de la capacidad vocal, trabajando la postura, el sonido óseo y los pasos que nos llevan a la consciencia de nuestra voz y a la facilidad para cantar, son el broche de oro a cualquier proceso de desarrollo del sistema nervioso. Solemos trabajarlo con adultos, pero hemos tenido varios casos de niños que han querido completar este bello proceso. Los resultados han sido estupendos. 

 

INTEGRANDO:

Todas estas terapias están tan integradas y se va dando de forma tan natural la cobertura de la necesidad de cada persona, que finalmente son una sola: Darle a cada persona lo que va necesitando en cada momento, con el objetivo de ir desbloqueando las distintas partes del sistema nervioso que le impedían desarrollar por completo su potencial. Al fin y al cabo, todas ellas trabajan en dirección a la liberación de los impulsos incontrolados, cada una a su manera. Si la persona, tiene suficiente con dos de estos pasos, ahí pararemos, pero si quiere completar su desarrollo le acompañaremos en su proceso hasta
que lo complete. No perdemos de vista que nuestro objetivo es el desarrollo del ser humano en todo su potencial y complejidad.

LOS COMPLEMENTOS MÁS NUTRITIVOS A CUALQUIER TERAPIA

El complemento a las terapias que desarrollan la maduración emocional y del sistema nervioso siempre es:
Paciencia, confianza, paz y mucho amor. Estamos curando heridas muy profundas. No es momento de grandes expectativas. No es momento de enfadarnos. No es momento de quejarnos. No es momento de sufrimientos. Si nuestra alma ha elegido esta experiencia seguro que vamos a aprender mucho de ella. Esta niña o niño es nuestro/a maestro/a. Vamos a desarrollar cualidades que ni sabíamos que teníamos. Cualidades que nos van a enriquecer como seres humanos hasta niveles insospechados. A veces tendremos ganas, como decía Groucho Marx, de que paren el mundo, para bajarnos de él. Nadie dice que sea fácil. Veinte años más tarde en cambio, estaremos satisfechos del camino recorrido. No cambiaríamos en él, ni una coma. Todo nos sirvió para crecer. Por el camino no puedo perder de vista que solo tengo el día de hoy y tengo que aprovecharlo. Mañana no existe.

ES MOMENTO DE AMAR Y DE SACAR A PASEAR NUESTRA PACIENCIA, TOLERANCIA, SENTIDO DEL HUMOR Y ALEGRÍA DE VIVIR, HAY QUE CONTAGIÁRSELA A ELLOS. LOS FRUTOS LLEGARÁN CUANDO MENOS LO ESPEREMOS. LA SATISFACCIÓN ESTÁ EN DISFRUTAR DE CADA DÍA CON SUS SOMBRAS Y CON SUS LUCES UN OBJETIVO CLARO TRABAJO TIEMPO MOTIVACIÓN LA CONFIANZA EN SU POTENCIAL OCULTO
AMOR, CON LÍMITES CLAROS SON EL MEJOR APOYO EN EL NEURODESARROLLO DE LOS NIÑOS Y LAS NIÑAS…
ADOPTADOS O NO AGRADECIMIENTO MUY ESPECIAL A

Teresa Hublitz, mi amiga, y una magnífica terapeuta. Fallecida en 2003. Que cambió el rumbo de mi vida y la de mis hijos. Cuidó del embarazo de su hija Radha, con tanto amor y consciencia, que me ayudó a darme cuenta de la importancia de la gestación en la vida de los seres humanos. Ella me recomendó el libro:

“La vida secreta del niño antes de nacer” de Thomas Verny.
Mas tardé otro libro me ayudaría mucho en esa misma dirección: “Nueve meses en el paraíso” de Alfred Tomatis.
Me siento muy agradecida también por el tiempo dedicado a leer este artículo, y a mejorarlo con sus sugerencias, a mis amigos: Blanca López por su contribución al texto. A Aida Faura, Guillermo González, Enriqueta Martinez, Carlos Alós y Mari Cruz Iborra, mi hija mayor.
Todos ellos han leído el texto aportando cambios significativos en la forma de presentarlo. Y muy especialmente a María Antonia Crevillén que ha corregido el texto en varias ocasiones, siempre encontrando la manera de decirlo mejor.
Ha sido un privilegio contar con ellos. Muchas gracias a todos por haber contribuido a dejar el grano y quitar la paja.

Mari Cruz Domínguez Rodríguez