El concepto de la escucha dentro de la comunicación en las empresas

Transcripción de un discurso de Alfred Tomatis en el Foro de la Comunicación de Milan (noviembre 1991), intitulado “La escucha dentro de la comunicación” introduce el concepto de la escucha dentro de la comunicación en las empresas.

Escuchar y comunicar son para el Doctor Tomatis dos mecanismos casi idénticos y para él es obvio que la manera de compartir en el acto de la comunicación tiene mucho que ver con la manera de entender, que a su vez depende de la manera de escuchar.

Para Tomatis, el oido humano tiene potencialidades que determinan la “puesta en común” impuesta por las relaciones humanas. Subraya ademas que varios elementos esenciales deben ser estudiados para entender el papel desarrollado por el aparato auditivo en cuanto a la voz, la postura, el lenguaje y el comportamiento, en fin todo lo que esta involucrado en la transmisión de un mensaje.

Entender el papel desarrollado por la escucha en la comunicación

La primera etapa, muy importante, es que el mensaje, verbal o no verbal, debe de ser emitido por alguien y recibido por el otro o los otros.

Al esquema clásico de la comunicación involucrando un locutor y un auditor, es necesario añadir la idea de auto-control que permite al emisor de la información dirigir su discurso de tal manera que el receptor la reciba en su plenitud.

Los parámetros que intervienen en el área de la auto-escucha:

  1. Las relaciones intimas que existen entre la escucha y la fonación (voz, articulaciones)

  2. Las relaciones estrechas que unen el oido al cuerpo (postura, actitud, comportamiento)

  3. Los vínculos que rigen las afinidades existentes entre la facultad de escucha y las posibilidades corticales (memorización, concentración, interpretación semántica, creatividad)

Asimismo, en su labor de investigación, el Doctor Tomatis ha evidenciado el hecho de que todas esas conexiones se hacen a través del sistema nervioso.

Mejorar la comunicación empresa
La comunicación hace que todos trabajen juntos

Ademas de dominar el mensaje transmitido por el locutor, el receptor también tiene que dominar la recepción de dicho mensaje. Para instaurar una comunicación verdadera entre los dos protagonistas entran en juego los mismos parámetros.

Dichas consideraciones ofrecen una nueva visión del conjunto de acciones y reacciones propias a la dinámica de las relaciones humanas. El pilar que sostiene el sistema propuesta esta al nivel de la escucha, según el Doctor Tomatis. Así, esta evaluación se refiere a la apertura sobre todo lo que “es” gracias a la escucha, la fonación, la visión (escuchalo y lo veras), el tacto, la actitud corporal (gestos).

De hecho, es todo el cuerpo en su capacidad de percepción y de emisión que se involucra en el proceso de comunicación. Por lo tanto es necesario saber como escuchan los diferentes actores de un mismo encuentro, como “se entienden”. Ese ultimo termino introduce conceptos de comprensión, de compartir. Uno no puede comunicar sin compartir, sin puesta en común de la información, sin comunión.

La escucha es un proceso peculiar por el papel fundamental que tiene en cuanto a la voz, el lenguaje, la expresión corporal, la creatividad.

En lo que a la comunicación en empresas se refiere, el Doctor Tomatis subraya que es obvio y necesario buscar, dentro de la empresa, a mejorar por todos los medios posibles la comunicación entre los líderes y los jefes de equipo, entre los diferentes equipos y entre todos los miembros del personal.

Protocolos para mejorar la comunicación en las empresas

Según él, gracias al concepto de escucha, se pueden idear varios protocolos:

  1. Evaluación de la escucha, de la voz, de los gestos, del comportamiento (gracias al test de escucha activa) para reclutar nuevos empleos o para promociones internas

  2. Puesta en marcha de una estrategia de comunicación gracias a el Oido Electrónico (Brain Activator) con el propósito de:

    • Recargar el cortex para aumentar las posibilidades de memorización, de concentración, de creatividad, de iniciativa (técnicas del despertar)

    • Mejorar la voz y la elocución de los participantes (técnicas audio-vocales)

    • Poner diferentes miembros de un grupo en la misma onda con el propósito de no generar malentendidos en la transmisión del mensaje (dinámica de comunicación),

    • Estimular las capacidades para la expresión oral, especialmente al nivel del aprendizaje de nuevos idiomas (integración lingüística)

    • Eliminar los bloqueos psicológicos que comprometen la calidad de las relaciones humanas

    • Permitir a cada elemento activo de la empresa utilizar su potencial al 100%

Se trata pues de reinsertar la escucha en su realidad ya que preside a todos los mecanismos de la comunicación.

Gracias a Mozart Brain Lab por este texto, su website esta aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *